En año bisiesto, si ella propone matrimonio tienes que responder ¡sí!

 

Al menos eso sucedía en Irlanda como parte de las creencias y rituales de los años bisiestos, que incluyen el permitir a las mujeres hacer la propuesta a sus parejas.

 

Cada cuatro años, febrero nos regala un día más al llegar hasta el 29 del mes, gracias a la adecuación que se realiza del calendario para compensar las cinco horas, 48 minutos y 46 segundos que cada año se tienen “de más” a los 365 días.

Entre las costumbres más curiosas está el permiso que otorgó San Patricio, en Irlanda, siglo 19, para que las mujeres propusieran matrimonio a sus novios, pero sólo podían hacerlo el 29 de febrero. Según cuenta la historia, si los hombres se negaban, eran acreedores a ¡una multa!, gracias a un decreto emitido en el año 1288, por la reina Margarita de Escocia. O bien, como premio de consolación, los galanes regalaban un beso y un camisón a la damisela.

De ahí se desprende otra creencia respecto a la bodas, pues en Grecia se consideraba de mala suerte casarse en este periodo, por lo que los enlaces escaseaban en ese país.

 

Comenta