El “san lunes” americano por el Súper Tazón

Es conocido como Super Sick Monday, el lunes posterior al Super Bowl, cuando se registra mayor ausentismo laboral.

Uno de los eventos mediáticos más esperados este año a nivel mundial es el Super Bowl, con cerca de 110 millones de espectadores que estarán sintonizando sus televisores para ver jugar a Las Águilas de Philadelphia vs. Los Patriotas de Nueva Inglaterra (o, tal vez, para ver los comerciales o el retorno de Justin Timberlake durante la función del medio tiempo).

Por ello Kronos comparte a través del Workforce Institute algunos datos interesantes con motivo del Súper Tazón de este domingo, obtenidos en conjunto con Mucinex, proveedor de medicamentos para la congestión del pecho.

La nueva investigación revela que casi 14 millones de empleados estadounidenses planean faltar al trabajo después de ver el Super Bowl de este año, creando una vez más uno de los días de ausentismo por enfermedad más grandes del año. Otro 25 por ciento de los estadounidenses que trabajan – 38.5 millones de personas – convinieron que el lunes debería considerarse feriado a nivel nacional en EU, después del gran juego.

Los resultados adicionales de la encuesta revelaron:

El 60 por ciento de los trabajadores estadounidenses dicen que van a llamar para reportarse enfermos o para tomarse un día libre (PTO), cuando realmente no están enfermos el lunes después del gran juego. Decidirían faltar al trabajo después de que el juego haya comenzado. Esto lleva al tipo de  “ausentismo no planificado” que es especialmente costoso para las empresas.

Por otro lado, el 21 por ciento de los empleados dijeron que era probable o muy probable que soliciten el día libre por adelantado, permitiendo a su empleador planificar adecuadamente su ausencia para minimizar su impacto en las operaciones diarias y la vida laboral de sus compañeros de trabajo.

Los millennials son los grandes infractores: el 37 por ciento de las personas de entre 18 y 34 años podrían tomarse la libertar de faltar el lunes sin avisar a sus empleadores, en comparación con el 31 por ciento de los trabajadores mayores de 34 años.

Datos no específicamente relacionados con el futbol, pero que son interesantes:

  • 22 por ciento de los empleados dijeron que no es muy probable que llamen por enfermedad, incluso cuando están enfermos, una práctica potencialmente peligrosa (denominada presentismo) en un año como éste cuando el virus de la gripe es especialmente agresivo.
  • 53 por ciento de las personas que llaman por enfermedad cuando no están enfermas lo harán para dormir, una posible señal de fatiga y agotamiento

Comenta