El PRI contra ¿el PRI?

Tomada de www.pri.org.mx

Lejos, muy lejos del poderío que tenía en 1987, cuando orilló la Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez, quienes buscaban la democracia interna, acabar con el dedazo y dejar que los militantes decidieran el rumbo de su partido, el PRI vive otra vez un momento decisivo, que ahora sí, a diferencia de hace 30 años, puede costarle la existencia.
Con una fuga constante de militantes hacia Morena, el partido que es literalmente el refugio del priismo, como en su momento lo fue el PRD, el PRI tiene en estos momentos una situación crítica y todo parece indicar que su dirigencia no aprendió del pasado y va rumbo a una ruptura que lo va a desfondar.
Ya en este espacio compartimos la pelea interna en el PRI entre el grupo de los llamados “priistas”, que son los militantes de años, los que han trabajado durante años, contra “Los Tolucos”, que están comandados por Luis Videgaray y son el círculo de rodea al presiente Enrique Peña Nieto.
Hablamos de la importancia que tenía para esos dos grupos ganar las elecciones y de la existencia de un movimiento denominado Todos Unidos contra El Chino, que es justamente el de Los Tolucos contra el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.
Los tiempos de definiciones ya llegaron y es evidente que la grilla interna comienza a dejar los oscuros espacios del anonimato para saltar a la escena pública de manera creciente, en la batalla del control del PRI y la definición de su candidato presidencial.
El viernes por la tarde, 89 priistas se reunieron con Ernesto Gándara, senador y secretario técnico del Consejo Político Nacional del PRI, para plantearle su visión de los cambios que debe hacer el partido en su próxima Asamblea Nacional. Son muchos los nombres visibles de esos priistas, pero detrás de ellos hay otros más, mucho más conocidos, que con esta reunión comenzaron a mostrar sus cartas.
La reunión era privada, pero decidieron compartirla con algunos periodistas, a fin de hacer ruido. El sábado, una nota publicada en interiores de El Universal, se convirtió en la más leída del sábado. Daba cuenta de los nombres de un grupo que se rebela a su dirigencia; así lo vendió el diario.
Y como si no hubieran existido los 30 años del deterioro desde que su cerrazón y autoritarismo le cerró la puerta a Cuauhtémoc Cárdenas, el PRI mostró la cólera de su dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza, quien pidió a Arturo Zamora, líder nacional de la CNOP, saliera a atacar a sus compañeros y tacharlos de “políticos de café”. ¿Políticos de Café? ¿Una ex gobernadora como Ivonne Ortega es un político de café?

Foto: Tomada de www.pri.org.mx

Así se abre la confrontación entre los dos polos priistas. La expresión de estos 89 priistas es un no tajante a Luis Videgaray y su forma de excluir al partido del círculo del poder; es un no rotundo a dejar que sea él quien decida al candidato presidencial, de entre sus “filias panistas”, que son muchas, públicas e innegables.
Las elecciones en el Estado de México y en Coahuila demostraron que el PRI se desfonda, se queda cada vez con menos militantes, porque la cúpula del partido y el gobierno de Enrique Peña Nieto trabajan más por atender los reclamos panistas que por fomentar la militancia priista.
La casi derrota del PRI en el Estado de México no es un triunfo de Andrés Manuel López Obrador; es una rebelión de los priistas mexiquenses, cansados del maltrato a sus actividades.
Y en Coahuila ocurrió lo mismo. Los votos que se llevó Javier Guerrero fueron importantísimos para marcar una diferencia contundente con el PAN, como siempre había ocurrido.
Dicen en el círculo de Videgaray, que es el círculo de Enrique Ochoa, que el candidato presidencial se conocerá en agosto y los priistas que quieren recuperar el partido no quien que sea uno del equipo de Los Tolucos. Quieren recuperar a su partido.
Esta vez, los priistas no temen moverse, porque saben que aunque se queden quietos no van a salir en la foto, por eso están activos. No con un grupito de “políticos de café”.
Quienes saben de esto, hablan de nombres de muchos ex gobernadores y ex dirigentes nacionales del partido que están detrás de los 89 priistas que ya mostraron el rostro.
¿Quién ganará? ¿Se impondrá el PRI a Los Tolucos? ¿Si Los Tolucos ganan, los priistas cerrarán filas con ellos o se irán a Morena? ¿Si los priistas ganan, Los Tolucos preferirán apuntalar al PAN?
Sin duda, el PRI está ante un enorme reto.

Comenta