¡Corre Lorena, corre!

De la sierra Tarahumara al ultra maratón de Europa

Por Francisca Saavedra

¡Corre Lorena, corre! Ese grito que retumba en su cabeza, las carencias, el hambre y el ejemplo de su padre Santiago Ramírez, corredor profesional, la impulsan. No creo que las mujeres debamos correr un ultra maratón de 100 kilómetros para trascender, ella sí.

Desde niña, muy pequeña, junto con sus hermanos, todos corredores, acompañaban a su padre en sus entrenamientos. Desde entonces Lorena no ha parado de correr.

Acarrear agua o ir a comprar un poco de sal y café, siempre lo hace corriendo en condiciones a veces más que adversas, pues cuando hace calor, el sol calcina y cuando en invierno la temperatura baja, el frío no respeta sus pies desnudos.

Ayuda a su madre en la preparación de los alimentos y la ropa que se elabora a mano, pero en realidad lo suyo es CORRER. En las competencias nacionales e internacionales Lorena llama poderosamente la atención pues usa sus ropas floreadas de grandes olanes y vuelos, cosidas a mano y no lleva zapatos especiales o tenis para correr, lo hace con su huaraches de plástico o sus pies descalzos.

Su casa está ubicada, en medio de la nada en plena sierra Tarahumara, a nueve kilómetros de la ciudad de Chihuahua, de los cuales 4 son de terracería.

A su padre Santiago lo llaman sus conocidos como “corazón de venado” debido a su velocidad y “pulmones de oso polar” ya que participó en un ultra maratón de 100 kilómetros en Canadá en medio de temperaturas extremas, casi 30 grados centígrados bajo cero y es, en realidad, su inspiración.

Pero también tiene otras motivaciones y al relatarlas nos llenaron de vergüenza. Lorena corre pues con los premios que gana en sus competencias, compra maíz y otros alimentos para su familia, sus parientes y algunos de sus vecinos.

Lorena Ramírez, hoy de 22 años ganadora del Ultra maratón de 50 kilómetros, es la primera mujer indígena en participar en el ultra maratón de 100 kilómetros en Europa. Buena parte de la familia ha viajado al extranjero a competir y algunos conocen Japón, España, Canadá y seguro seguirán viajando.

Con dificultad hablan un poco de español pues su lengua es el

rarámuri o tarahumara y así como corren grandes distancias con una exhibición de velocidad y resistencia, son personas de pocas palabras hasta que toman un poco de confianza con los fuereños.

¿Estará pensando alguna persona, alguna autoridad deportiva o indígena o algún programa de apoyo al desarrollo, en encausar un poco de recursos financieros para estimular las aptitudes de Lorena y estén pensando en la creación de un centro especializado en corredores de fondo y de alto rendimiento para establecerlo entre los tarahumaras de la sierra de Chihuahua?

Sinceramente no lo creo. Por ello aplaudamos a Lorena Ramírez este 8 de marzo “Día Internacional de la Mujer” y reconozcamos su esfuerzo. Hagamos un llamado para que las autoridades del país, alguna Organización de la Sociedad Civil o algún patrocinador interesado en estimular a los talentosos jóvenes atletas tarahumaras, para que hagan un esfuerzo en destacar e impulsar a LORENA RAMÍREZ.

¡¡¡ FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER !!!

 

Comenta