Científica mexicana destaca en Francia

 

Sólo 30% de los investigadores en el mundo son mujeres. Karina García Jiménez es parte de este grupo, y gracias a sus investigaciones obtuvo una de las becas L’Oréal-UNESCO For Women in Science.

 

 

kg

 

Ella nació en Texcoco, Estado de México. Pertenece a la segunda generación en su familia con acceso a la educación superior. Desde muy joven sus objetivos se centraban en ganar concursos de matemáticas y física, incluso llegó a la Olimpiada de Física Nacional en 2001. En ese momento ya sabía qué quería ser de grande.

Su título profesional lo emitió la Escuela Superior de Física y Matemáticas del Instituto Politécnico Nacional, en la Ciudad de México, y a pesar de elegir una profesión en la que las mujeres deben trabajar el doble para destacar, Karina García Jiménez sobresale en una nación que no es la suya, pero que le ha permitido formar una familia y realizar el sueño de

Como parte del grupo de 30 jóvenes que fueron premiadas este año con las becas L’Oréal-UNESCO -la empresa cosmética ofrece su apoyo desde hace 18 años para las mujeres en la ciencia-, participó en una conferencia interactiva, en la que pudo presentar parte de sus investigaciones.

El evento se llamó “Generación de Jóvenes Investigadoras, Un discurso para las Jóvenes mujeres en la ciencia”, y además de sus hallazgos sobre los gases atómicos ultra fríos, como parte de un enfoque general de la simulación cuántica, Karina expuso cómo ha sido su andar en un mundo tan masculino.

 

KARINA JIMENEZ
Karina Jiménez obtuvo una de las becas en la edición francesa del programa.

 

 

¿Por qué estudisaste una carrera en la ciencia?
Tuve la suerte de nacer en una familia que aprecia las matemáticas, física y ciencias en general. Desde mi infancia, estaba convencida de que las matemáticas no eran tan duras y que jugaban un papel muy importante en la vida diaria.  Aplicarlas para comprender los fenómenos naturales me parecía una forma totalmente natural de hacerlo. Más tarde, supe de la existencia de la mecánica cuántica y la física atómica.

¿Por qué crees que hay tan pocas mujeres que incursionan en la ciencia?
Durante años, el papel socialmente aceptado de la mujer era cuidar de su familia, incluso cuando tienen la misma capacidad intelectual que los hombres. La sociedad (en algunos casos, incluidos los miembros de la familia) bombardea constantemente a las mujeres con los estereotipos para “reconocer” su papel. Por lo tanto, consciente o inconscientemente, ellas absorben y pasan estas ideas de una generación a la siguiente. Una carrera científica es muy exigente y requiere mucho tiempo. Los hombres entran a la ciencia de forma más natural, por el contrario, sólo las mujeres que son lo suficientemente fuertes como para superar el freno constante contra una carrera en la ciencia o mujeres que son totalmente apoyadas por su familia y por su entorno social para seguir una carrera, logran desarrollarse. Las mujeres que poseen todo el apoyo de sus familias tienen la mejor oportunidad de desarrollar una carrera exitosa en todos los campos, incluyendo la ciencia.

¿Cuáles son las dificultades típicas que se dan por el género?
Un ejemplo particular: los hombres tienden a ser más agresivos cuando quieren demostrar que tienen razón (incluso cuando se equivocan). En comparación, las mujeres son menos agresivas. A veces puede ser difícil, tienen que ser más problemáticas para que sus ideas sean escuchadas y tomadas en cuenta.

¿Cuál es tu sueño o meta e el camino de la ciencia?
Durante mucho tiempo, he deseado contribuir al desarrollo de la ciencia en mi país. En especial, quiero hacer el primer condensado atómico de Bose-Einstein en México, en mi propio grupo de investigación. También me gustaría ser una inspiración para otras mujeres que piensan desarrollar una carrera científica. Por encima de todo, quiero ser una inspiración para mi propia hija, y animarla a seguir sus propios sueños y aspiraciones.

¿Fuera de la ciencia, cuáles son tus pasiones?
Me encanta pasar tiempo con mi hija Natalia (1 año y 7 meses), leer sus libros, jugar con ella. A menudo conduzco a UPMC (donde mi marido trabaja) y a veces al laboratorio del Colegio de Francia donde trabajo. Me gusta vivir en Francia y aprender la cultura local. Me encanta caminar por París con mi marido, mi hija y el resto de mi familia cuando nos visitan. Me encanta viajar. Me encanta la fotografía, por ejemplo, para preservar los mejores momentos de la vida cotidiana, trato de mantener una cuenta de Instagram actualizado (@kjimenezgarcia). Me gusta el baile y fitness, he practicado zumba durante años, sobre todo cuando estaba escribiendo mi tesis doctoral. Esto me ayudó mucho para aliviar el estrés.

¿Qué significó la Beca L’Oréal-UNESCO?
Recibir una beca L’Oréal-UNESCO es un gran honor para mí. Esto me da la oportunidad de contribuir a la participación de las mujeres jóvenes en la ciencia a través de mis proyectos. La Beca L’Oréal-UNESCO apoya mi investigación, proporcionando fondos directamente a las herramientas para desarrollar mi trabajo. También me apoya mediante el financiamiento de conferencias y viajes al extranjero, que son necesarios para construir una red de contactos profesionales. Esto es muy importante para fortalecer la colaboración entre los científicos y también para obtener un puesto permanente en la investigación en México. La Beca L’Oréal-UNESCO es una distinción muy importante, y me siento muy honrada por estar entre las ganadoras.

 

 

Comenta