fbpx

Chumel y Aquiles cuentan sus #epicfails

El chef Aquiles Chávez y Chumel Torres se suben al escenario de las Fuck Up Nights, como parte de la campaña Release your infinite, de Johnnie Walker.

Fuck Up Nights, un proyecto que da voz  a personajes relevantes en diversos ámbitos para que compartan sus experiencias más desalentadoras y la manera en la que salieron avantes. A esta plataforma se sumó Johnnie Walker a través del proyecto Release your infinite sessions, que en su primera edición presentó las historias del chef Aquiles Chávez, Chumel Torres y la cantante Pambo, quienes ofrecieron una plática divertida y que animó a la reflexión, teniendo como sede el bar Partrick Miller.

Aquiles, chef de los restaurantes Sotero, en Pachuca; la Fishería, en Playa del Carmen así como el Beach Club del hotel Princess en Acapulco, sigue sumando victorias a su larga trayectoria en la gastronomía mexicana. Recientemente lanzó el libro ¡Aguas con Aquiles!, de editorial Larousse, nominado como mejor obra en los Gourmand Awards de World Cookbook Fair – Gourmand International, en la categoría de pescados y mariscos.

También, este cocinero de largo bigote y conductor del programa Aventura gastronómica asumió hace poco la dirección del restaurante escuela del Colegio Superior de Gastronomía, en la colonia Condesa. Retos que enfrenta gustoso porque encontró su verdadera pasión: “estoy dedicado a cocinar, a lo que sé hacer”.

Todo el mundo es un genio cuando habla del fracaso del otro, te crees más chingón y que eso no te va a pasar.”

Aquiles Chávez, chef

SM: Generalmente, las personas quieren hablar de sus logros, ¿qué te animó para compartir tus caídas?
ACH: Todo mundo te habla de sus éxitos, de la cantidad de restaurantes que tiene, de lo fregón que es, pero muy pocos exponen sus fracasos, hasta los esconden, se avergüenzan porque eso, muchas veces, dependen sólo de uno. Tú eres dueño de tus fallos, y cuando los aceptas y dejas de culpar a los demás, habla de que estás madurando, eso es lo que te hace compartirlos.

SM: ¿Crees que ya la tienes dominada como para no cometer errores?

ACH: El día que eso suceda es porque ya me morí. Cuando crea que ya la hice es porque ya estoy muerto y nada me preocupará, sin duda, le sigo teniendo miedo al fracaso y más en un tema de restaurante, porque son muchos los factores que influyen, incluso externos a ti. No basta con que cocines rico, tiene que ver la ubicación, el target… muchas cosas. No hay una clave del éxito para un restaurante, no existe. Cada uno, aunque tengas 15, cada nuevo emprendimiento tiene una dosis de aventura en la que puedes fracasar o ser exitoso, es como en el futbol, no gana el que mejor juega, sino el que mete gol.

SM: ¿Se obtiene más aprendizaje del fracaso o del éxito ajeno?

ACH: Aprendes mucho más de los éxitos ajenos, así como de los fracasos propios. De los éxitos, porque hay ciertos pasos para poder llegar a ese punto y si los sigues existe una posibilidad de lograrlo; por otro lado, es difícil aprender del fracaso ajeno porque cuando pensamos en retrospectiva, todos somos muy chingones: “hubiera hecho esto”, todo el mundo es un genio cuando habla del fracaso del otro, te crees más chingón y que eso no te va a pasar.

Los primeros pasos de Chumel Torres al reconocimiento con el que hoy cuenta el presentador de televisión, se dieron en las redes sociales. Twitter lo lanzó a la fama en 2012, posteriormente vino YouTube —plataforma en la que hoy suma 2.3 millones de seguidores—, actualmente conduce El Pulso de la República, un programa de sátira política y temas de actualidad. De igual forma, este norteño también brinda conferencias muy en su estilo desenfadado y sin censura.

Si a la primera dificultad vas a dudar, entonces no era, porque las cosas chingonas cuestan en todo sentido.”

Chumel Torres

SM: Ya habías participado en las Fuck Up Nights, ¿qué te animó la primera vez?

CHT: Se me hizo padrísimo porque las Fuck Up Nights es un concepto que está reconocido en todo el mundo, y lo chido es que es mexa. Además, siento que es más importante compartir el fracaso, porque conforme me fueron pasando cosas en la vida, aprendí que al final del día la gente que siempre perdemos, gozamos más una victoria. Es decir, hay quien siempre la ha tenido fácil y está bien, pero se vuelve algo normal, sin embargo, si te dan bajones y vas escalando, cuando llegas es otro boleto. Cuando te caes y te caes, al levantarte ya estás súper fuerte y la victoria la vas a disfrutar dependiendo de esas derrotas. He conocido banda muy fregona y todos tienen una historia de fracaso enorme, muy fea. Es como el común denominador de la gente a la que le va increíble.

SM: En ese caso, ¿crees que puedes inspirar más compartiendo tus fracasos?

CHT: Sí, porque la gente cree que nunca fallas, de ahí que sea más importante exponer esto, sobre todo porque la victoria es muy acompañada y el fracaso lo tomas solito, te lo comes sin nadie al lado. Parte del éxito es saber convivir contigo perdiendo, porque ahí está tu yo más difícil, el que está triste. En mi caso, no sólo fue el que no se realizara un proyecto sino la vergüenza de pedir ayuda. Ahorita lo que deseo transmitir es que, al final, si pides ayuda y reconoces que te equivocaste, está bien.

SM: Sólo hablas de la parte profesional, ¿qué pasa con los temas personales?

CHT: Ahí no hay fracasos, cómo puedes hacerlo si la vida es así. Si te cortan o te pasa algún accidente, no es tu culpa. Para mí el fracaso es solamente profesional, lo otro es simplemente la vida, no puedes controlar muchas cosas como quién te va a hablar o no. En la vida todos estamos improvisando, eso es lo padre.

SM: ¿Cómo te blindas ante el hecho de ser un personaje tan público que constantemente está expuesto al juicio? Quizá tus fracasos en ocasiones son magnificados por la opinión.

CHT: Sí, y la manera de afrontarlo es con la familia y los amigos, es la gente que te sostiene de verdad. Cuando la estoy pasando mal, tengo a cinco compas y 20 de familia a quienes les marco y me hacen una sopita o me invitan un whisky y me acarician para hacerme sentir mejor. Cuando estás bien todo mundo te conoce, pero cuando no, éstas son las personas que se juntan para completarte para pagar tu renta.

Comenta